martes, 21 de junio de 2011

Manejo del paciente quemado

Quemaduras

Rosa Píriz Campos

Objetivos

Describir las distintas causas de las quemaduras.

Identificar las diferencias entre los distintos tipos de quemaduras.

Conocer la fisiopatología de las quemaduras.

Llevar a cabo la valoración integral de un paciente con quemaduras.

Planificar cuidados de enfermería en pacientes con quemaduras.

Describir las condiciones de alta

del paciente desde el punto de vista de la enfermería.

Elaborar una Guía de Educación Sanitaria para el paciente y su familia que recoja las recomendaciones que eviten secuelas y que permitan mejorar la calidad de vida de los pacientes.

INTRODUCCIÓN

Vamos a estudiar bajo el mismo concepto de que- maduras aquellas lesiones provocadas por el calor y por el frío, los Rx, la electricidad, los cáusticos y los

Tabla 1.

Clasificación de quemaduras en función del agente productor

traumatismos por fricción o rozamiento intenso. En todos ellos, se produce un modelo de herida cuya característica fundamental es la pérdida cutánea, de mayor o menor magnitud en función de la causa que la origine, y del tiempo de actuación del agente productor.

No cabe duda que las quemaduras constituyen una de las lesiones traumáticas más graves que puede sufrir un sujeto, debido a la pérdida de piel quemada, las alteraciones fisiopatológicas que ocurren en su organismo, el dolor, la com- plejidad del tratamiento, el tiempo tan prolonga- do de curación, las secuelas funcionales y estéti- cas, etc.

Estos pacientes suponen un enorme reto para to- do un equipo multidisciplinar de médicos, psicó- logos, fisioterapeutas y enfermeras, que requie- ren de conocimientos muy específicos sobre cui- dados físicos y psicológicos del paciente y la familia.

TIPOS DE QUEMADURAS

Térmicas

Eléctricas

Químicas

Radiactivas

AGENTE PRODUCTOR

Calor:

• Líquidos calientes:

escaldadura (Imagen 3)

• Fuego directo (llama) (Imagen 2)

• Gases inflamables

Frío:

• Congelación (Imagen 3)

Electricidad:

• Atmosférica

Industrial (Imagen 4)

Producto químico:

• Ácidos

• Bases

• Gases

Radiación:

• Energía radiante

– Sol

– Radiaciones ultravioletas

• Radiaciones ionizantes:

– Rayos X

– Energía atómica

• Radiación por isótopos radiactivos

CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN

Clásicamente, se decía que “las quemaduras son aquellas lesiones producidas por la acción del ca- lor”. Actualmente, esta definición se hace más am-

Tabla 2.

Criterio de gravedad de una paciente quemado según SCQ

plia y se entiende por quemadura “las lesiones pro- ducidas por alteraciones de origen térmico, calor o frío, sea cual sea el agente etiopatogénico y la pre- sentación de dichas lesiones”.

SCQ > 15% SCQ < 15%

Quemado crítico

Quemado leve

Existen varias clasificaciones de las quemaduras, en función de diversos criterios: el agente que las produce, la extensión de la superficie quemada, la profundidad y la localización de dichas lesio- nes.

• Si la clasificación la establecemos según el agente que las produce, nos encontramos con los tipos de quemaduras que se detallan en la Tabla 1 .

• En función de la extensión de superficie corporal quemada, hablamos de: (Ver Tabla 2 )

– Quemado grave. También se denomina “gran quemado”. Es el paciente que presenta SCQ (Su- perficie Corporal Quemada) superior al 15%.

– Quemado leve. Es aquel paciente que presenta

SCQ inferior al 15%.

En esta clasificación hay que considerar otros as- pectos importantes, como la edad del paciente, la profundidad de la lesión, la existencia de otras enfermedades, etc., que pueden hacer que la cla- sificación del paciente cambie de leve a grave, aunque la superficie quemada sea inferior al 15%.

clip_image026

Imagen 1: Quemadura por líquido caliente (escaldadura)

clip_image028

Imagen 2: Quemadura por llama

clip_image030

Imagen 3: Quemadura por congelación

clip_image032

Imagen 4: Quemadura eléctrica

Tabla 3.

Clasificación de quemaduras según profundidad

TIPO Y GRADO CARACTERÍSTICAS MICROSCÓPICAS

CARACTERÍSTICAS MACROSCÓPICAS

SENSIBILIDAD DE LA ZONA

CURACIÓN

Epidérmica

(1er. Grado)

Dérmicosuperficial (2º Grado superficial)

Dérmicoprofunda

(2º Grado profundo)

Subdérmica

(3er. Grado)

Destrucción de la epidermis

Destrucción de la epidermis más la dermis superficial

Destrucción de la epidermis más la dermis

Destrucción de todo el espesor de la piel y zonas profundas

Eritematosa No exudativa No flictenas o ampollas

Sí flictenas. Al retirarlas su base es:

Roja brillante Exceso de exudado Conserva folículos pilosebáceos

Sí flictenas. Al retirarlas su base es:

Blanca o gris Menor exudado No conserva folículos pilosebáceos

Negruzca Vasos saguíneos trombosados

Muy dolorosa

(hiperestesia)

Muy dolorosa

(hiperestesia)

No dolor

(hipoestesia)

Pérdida de sensibilidad y anestesia

Espontánea

4-5 días

No secuelas

Espontánea

7-10 días

No secuelas

(si no se infecta)

Tratamiento quirúrgico Sí secuelas

Tratamiento quirúrgico Secuelas importantes

Para calcular la extensión de una quemadura, se utilizan distintos métodos:

– Esquema de Lund y Browder. Este esquema da valores porcentuales a las distintas partes del cuerpo, estableciendo diferencias si el pacien- te quemado es un lactante, un niño o un adul- to. El inconveniente de este esquema es el no poder tenerlo siempre a mano.

– Más fácil de recordar es la “regla de los nue- ves” (Método de Pulaski y Ten|nison). Según este método, se divide la superficie corporal en zonas que representan 9 o múltiplos de 9 (expresados en porcentaje). El 1% restante se asigna al periné.

– La más sencilla de recordar es la “regla de la pal- ma de la mano”. Si pensamos que en el adulto la palma de la mano, contando los dedos, equi- vale al 1 % de superficie corporal, bastará con una sencilla operación de superposición de la mano del paciente que ha sufrido la quemadura (no la de la enfermera) para obtener el cálculo aproximado de la SCQ (Ver Imagen 5).

• Clasificando las quemaduras en función de la profundidad que abarca la lesión, tradicional- mente se establecían grados (1º, 2º, 3º y 4º). Hoy en día, se considera más correcta su clasificación según las capas de piel afectadas.

clip_image035En la Tabla 3 , se exponen las características de cada una de ellas.

clip_image036• Según la localización de las áreas quemadas, se consideran graves y de gran importancia las que- maduras situadas en cara y cuello, manos, genita- les y pliegues flexoextensores, debido a su reper- cusión futura, tanto funcional como estética (Ver Tabla 4 ).

clip_image037En la Tabla 5 se expone la clasificación de aquellos pacientes con quemaduras que serán trasladados rápidamente a una Unidad de Que- mados, bien por su situación crítica, bien por el elevado riesgo de secuelas estéticas y funciona- les.

clip_image039

Imagen 5: Regla de la palma de la mano

ETIOPATOGENIA

La agresión térmica sobre los tejidos desencadena una serie de fenómenos fisiopatológicos en el orga- nismo, interesando profundamente a los sistemas circulatorio, nervioso, endocrino, renal y otros (Ver Imagen 6) En relación directa con la superficie que- mada, el agente causal de la quemadura y el tiempo de exposición, los más importantes son:

• Aumento de la permeabilidad capilar: tras pro- ducirse la quemadura, se origina el paso de plasma, electrolitos y agua del espacio intravas- cular al espacio intersticial, lo que provoca un desequilibrio electrolítico y por lo tanto condi- ciona el edema. El edema interesa a las zonas afectadas y adyacentes y puede afectar a todo el organismo si éste presenta un elevado tanto por ciento de SCQ.

• Destrucción tisular: se produce pérdida de la ba-

rrera cutánea, lo que provoca aumento de las pér-

Tabla 4.

Áreas especiales de localización de quemaduras

Cara Cuello Manos Genitales

Pliegues flexoextensores

Tabla 5.

Pacientes graves que serán trasladados a Unidades de Quemados

Con quemaduras eléctricas

Con SCQ > 15%

Con quemaduras dérmicoprofundas y subdérmicas Con sospecha de inhalación de humos Localizadas en áreas especiales

Patología previa asociada

Imagen 6: Fenómenos fisiopatológicos ante una agresión térmica

QUEMADURA

didas de agua por evaporación. Esta pérdida de agua puede ser de 200 g/m2 y por SCQ/h, que junto con el edema desencadenan el shock hipo- volémico característico de los pacientes con que- maduras. Ello conduce a hipoxia celular y acu- mulación de ácido láctico.

• Hemoconcentración al inicio y, posteriormente anemia, debido a la destrucción de hematíes.

• Disminución y lentificación del volumen circu- lante, con disminución del volumen minuto y por tanto disminución del gasto cardiaco.

• Infección, ya que la pérdida de piel constituye una vía de entrada de gérmenes en el organismo.

• Alteraciones en la función pulmonar en pacientes

Aumento de la permeabilidad capilar

Vasodilatación Extravasación EDEMA

SHOCK

Pérdida barrera cutánea

Evaporación de agua

quemados que hayan podido inhalar humos, con cambios importantes de CO2, O2 y del pH arterial.

HIPOVOLÉMICO

VALORACIÓN

Patrones funcionales de salud

Patrón de percepción-mantenimiento de la salud

• El paciente refiere el lugar donde se produjo el accidente, tiempo transcurrido y agente que lo provocó.

• Puede manifestar tener otras enfermedades coexis- tentes, como diabetes, cardiopatías, enfermedades neurológicas, etc. También podría padecer alergias y estar tomando alguna medicación.

• La edad avanzada es un dato que puede empeo- rar el pronóstico del paciente.

Patrón de actividad-ejercicio

• El paciente necesita ayuda de personas para cuidar de sí mismo, debido a las quemaduras, sobre todo si és- tas se localizan en miembros superiores e inferiores.

• Es posible que el paciente refiera haber sufrido el accidente en un lugar cerrado, o bien encontrar- nos alterado el nivel de conciencia con desorien- tación y confusión, lo cual puede indicar que ha habido inhalación de humos recalentados y tóxi- cos para la vía aérea.

Patrón nutricional-metabólico

El paciente puede referir:

• Sensación de frío y escalofríos, debido a pérdidas de calor por las áreas quemadas (en quemaduras térmicas).

• Sed intensa por evaporación de agua y aumento del consumo calórico.

• Sudoración profusa (será mayor cuanta más SCQ

presente el paciente).

Patrón cognitivo-perceptual

Los pacientes con quemaduras dérmicosuperficiales y epidérmicas refieren dolor intenso de las áreas quemadas. En quemaduras dérmicoprofundas y sub- dérmicas, el paciente puede no referir dolor.

Patrón de autopercepción-autoconcepto

• El paciente muestra ansiedad e inquietud como consecuencia de la descarga excesiva de adrena- lina, hipovolemia, hipoxia y dolor. Recuerda el suceso y sus consecuencias.

• El paciente siente miedo a la posible desfigura- ción de su aspecto por las secuelas que puedan quedarle tras el tratamiento de las quemaduras (en caso de quemaduras dérmicoprofundas y subdérmicas).

Patrón de rol-relaciones

El paciente muestra sentimientos de rechazo, trastor- nos del sueño por el dolor, vergüenza, y problemas para relacionarse con otras personas.

Patrón de adaptación-tolerancia al estrés

Con frecuencia, el paciente que ha sufrido quema- duras importantes muestra desamparo, desesperan- za, mal concepto de sí mismo, e incluso intento de suicidio.

Hallazgos físicos

Cardiovasculares

• Temperatura disminuida (hipotermia). Aparece tanto en quemaduras térmicas por calor como por frío, debido a la pérdida de protección y abrigo que ofrece la piel.

• Debido a la ansiedad, angustia y dolor, es fre- cuente que en los primeros momentos encontre- mos pulso y frecuencia cardiaca elevados y ten- sión arterial disminuida.

Pulmonares

• Si el paciente ha inhalado humos, podemos en- contrar pérdida de conciencia, frecuencia respira- toria disminuida y alteraciones en la gasometría arterial (con retención de CO2).

• Tenemos que observar si existen quemaduras cir-

culares en tórax y cuello, ya que las escaras que se forman, si son profundas, pueden comprome- ter la respiración y provocar interrupción de la ventilación.

Dermatológicos

• Encontramos las áreas que han sufrido la lesión térmica, ya sea calor o frío, con las siguientes ca- racterísticas:

– Si la quemadura es epidérmica, la superficie quemada estará eritematosa, no tendrá exuda- do y no formará flictenas o ampollas.

clip_image046

Imagen 7: Quemadura dérmico-superficial en mano

– Si la quemadura es dérmicosuperficial, sí forma flictenas o ampollas, y al retirarlas su base está muy roja y con abundante exuda- do. Conserva los folículos pilosos, de modo que una tracción de alguno de ellos le pro- voca mucho dolor ya que está adherido (Ver Imagen 7).

– Si la quemadura es dérmicoprofunda, también provoca flictenas o ampollas como el anterior, pero al retirarla, se observa una superficie blanco-grisácea, con menor exudado que en las dérmicosuperficiales. Los folículos pilosos se ven afectados por la profundidad de la que- madura, y si traccionamos de uno de ellos, se desprende con suma facilidad, sin sentir nada el paciente.

– Si la quemadura es subdérmica, podemos ob- servar vasos trombosados, afectación de mús- culos, huesos, tendones, por destrucción de todo el espesor de la piel.

• Observaremos que en las zonas de lesión y ad- yacentes aparecen edemas, que serán muy im- portantes y puede comprometer la circulación de la zona, pudiendo encontrar cianosis, parestesias y palidez de áreas distales a la que- madura.

Digestivos

En pacientes con mucha SCQ, podemos encontrar dis- tensión abdominal, náuseas, vómitos e íleo paralítico.

Neurológicos

• Podemos hallar alteraciones del nivel de concien- cia por lesiones respiratorias tras haber inhalado humos y gases muy calientes.

• El habla puede ser poco clara, con ronquera y cambios de voz, debido a la posible inhalación de humos.

Musculoesqueléticos

El paciente deja de mover las áreas afectadas por las quemaduras, ya que le provoca dolor y tirantez.

Técnicas y medios diagnósticos

• Para diagnosticar y controlar lesiones por inhalación, se deben realizar las siguientes pruebas diagnósticas:

– Radiografía de tórax.

– Broncoscopia.

– Gasometría arterial.

– Estudios con xenón radiactivo.

• En pacientes “gran quemado” o “quemado crítico”, se deben hacer las siguientes determinaciones:

– Hemograma completo.

– Gasometría arterial.

– Bioquímica.

– Iones.

– Estudio de coagulación.

• En pacientes que tienen cualquier tipo de quema- dura, debemos realizar distintas pruebas para me- dir y controlar la contaminación y posible infec- ción, como:

– Cultivos de esputo y orina

– Cultivos de catéteres

– Hemocultivos

– Cultivo de áreas quemadas

– Cultivo de áreas no quemadas

– Cultivo de orificios naturales del paciente (na- sal, faríngeo, rectal)

MEDIDAS TERAPÉUTICAS

• Si el paciente presenta quemaduras importantes que requieran la hospitalización en una Unidad de Quemados (Ver Tabla 5 ), se procede de inmedia- to a la reposición hidroelectrolítica. Para ello, se ad- ministra Ringer lactato hasta conseguir unas diuresis horarias efectivas, que se reflejan en la Tabla 7 .

Tabla 7.

Diuresis idónea para rehidratación urgente

35-50 ml/h en pacientes adultos

15-25 ml/h si el paciente es un niño

80-100 ml/h en pacientes con quemaduras eléctricas

• Si fuera necesario, por sospecha de inhalación de humos, se administrará oxígeno humidificado y se practicará intubación endotraqueal con venti- lación mecánica.

• En pacientes con quemaduras circulares y profun- das en extremidades, tórax y cuello, se debe prac- ticar tratamiento quirúrgico de urgencia, con la realización de escarotomías (incisiones hasta fas- cia) y fasciotomías (las incisiones abarcan tam- bién la fascia subyacente) (Ver Imagen 8). Este tra- tamiento evita que aparezca síndrome comparti- mental en extremidades o dificultades a la respiración en tórax y cuello.

• Analgésicos y sedantes: se usan en caso de que el paciente presente quemaduras epidérmicas y dér- micosuperficiales. Si precisa de este tratamiento,

se aconseja que en las primeras horas se adminis- tre por vía intravenosa, para mejorar su absorción.

• Pasadas las primeras 24 horas, se comienza con tratamiento y profilaxis antibiótica, por vía tópica y/o sistémica. Nunca se administran antibióticos por ningún tipo de vía con carácter de urgencia (antes de las 24 horas), ya que las infecciones de las quemaduras se producen por la flora bacteria- na del propio paciente, y será preciso conocer di- cha flora mediante las pruebas de cultivos, antes de proceder a administrar el tratamiento antibióti- co adecuado.

• En quemaduras subdérmicas y dérmicoprofundas, es preciso para su curación el tratamiento quirúr- gico, con el fin de liberar al enfermo de la piel quemada y reparar la pérdida cutánea mediante la colocación de colgajos e injertos libres de piel (Ver Imagen 9).

Este tratamiento quirúrgico consiste en el desbri- damiento o escarectomía, en la que se retira o se- para la piel quemada, con ayuda de instrumental quirúrgico (dermátomo abrasivo o tangencial, pin- zas y tijeras). Todos los desbridamientos van se- guidos de la aplicación de injertos laminares o mallados, fijados con puntos de sutura (Ver Ima- gen 10). Para la realización de estos injertos,

clip_image052

Imagen 8: Escarotomía en dedo pulgar

si el paciente dispone de piel y sus condiciones generales lo permiten, se tomará piel de cualquier parte sana del cuerpo (zona dadora o donante), excepto de la cara, manos y genitales.

En pacientes con mucha SCQ, se recurre al culti- vo de piel en unidades destinadas a ello, o bien se usan sustitutivos biológicos de piel, usados de modo provisional (Ver Imagen 11).

DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA Y PROBLEMAS INTERDEPENDIENTES

Diagnósticos de enfermería

Alto riesgo de lesión relacionado con efectos térmicos sobre las áreas lesionadas

Prioridad: detener el avance de las quemaduras en el paciente.

Intervenciones

• Si el accidentado está envuelto en llamas, hacerle rodar por el suelo o envolverle en una manta.

• Si la quemadura está producida por líquido calien- te, se les echa agua fría para neutralizar el calor.

• En cualquier quemadura cubierta por ropa, debe- mos retirarla (cortándola, no tirando de ella), para evitar que continúe quemando. En congelaciones, se retira la ropa para evitar que la humedad pro- fundice en la zona de lesión.

• En quemaduras químicas por cal o por fósforo, no se debe aplicar agua como primera medida. En primer lugar, hay que cepillar la zona.

• Si es producida por electricidad, separar a la vícti- ma de la fuente eléctrica (ayudándonos de un ob- jeto no conductor o bien cortando la corriente).

Alto riesgo de alteración de la función respiratoria, relacionado con depresión del sistema nervioso central y presencia de humo o aire calentado por las llamas (en pacientes con síndrome de inhalación de humos)

Prioridad: el paciente deberá respirar sin dificultad.

Intervenciones

• Observar si el accidentado respira y si tiene pulso carotídeo (si es así, se realizará RCP).

clip_image054

Imagen 9: Injertos mallados de piel del paciente

clip_image056

Imagen 10: Injertos mallados colocados en zona quemada

clip_image058

Imagen 11: Sustitutos biológicos de la piel

• Valorar la frecuencia respiratoria.

• Vigilar el nivel de conciencia.

• Auscultación de los campos pulmonares.

• Administrar oxígeno humidificado a través de un nebulizador.

• Valorar signos clínicos que podrían indicar sín- drome de inhalación, como: quemaduras faciales (lengua, cara, cavidad oral), vibrisas nasales que- madas, esputos negruzcos, ronquera, afonía, cambio de voz, tos seca, etc.

• Ante la sospecha de lesiones por inhalación, se considerará la realización de intubación endotra- queal y administración de oxigenoterapia.

• Realizar gasometría arterial para evaluar la oxige- nación tisular.

• Fomentar la realización de respiraciones periódi- cas incentivadas.

• Colocar al paciente en posición de Fowler, con la cabecera de la cama elevada 30°, si no existe contraindicación.

Déficit de volumen de líquidos relacionado con evaporación y paso de líquidos

del espacio intravascular al intersticial, secundario a quemaduras (en pacientes con quemaduras dérmicoprofundas o subdérmicas y con elevado tanto

por ciento de SCQ)

Prioridad: el paciente mantendrá ausencia de signos y síntomas de shock hipovolémico.

Intervenciones

• Colocar rápidamente vía venosa, del mayor cali- bre posible, preferentemente un Drum, que nos permitirá medir la Presión venosa central (PVC).

clip_image059• Administrar Ringer lactado en abundancia, adap- tándose siempre a la diuresis (Tabla 7 ).

• Hacer balances de entradas y salidas de líquidos, prestando especial atención a las pérdidas de lí- quidos por evaporación.

• Control analítico del hematocrito, que en las pri- meras horas después del accidente estará elevado por hemoconcentración.

• Medir PVC.

• Colocar sondaje vesical para realizar un buen control del balance hídrico. Es ésta una inter- vención de enfermería prioritaria si el acciden- tado presenta las quemaduras en genitales, pues el edema posterior impedirá su coloca- ción (Ver Imagen 12).

• Pesar al paciente, ya que existen fórmulas que in- dican la cantidad de líquido que debe perfundirse en días posteriores.

• Fomentar el reposo en cama y limitar la actividad.

Dolor, relacionado con traumatismo (en pacientes con quemaduras epidérmicas y dérmicosuperficiales)

Prioridad: aliviar o eliminar el dolor del paciente.

Intervenciones

• Rehidratación inmediata del paciente y de las áre- as quemadas.

• Administrar analgésicos potentes que no depri- man el sistema respiratorio, por ejemplo el clorhi- drato de petidina y evaluar su eficacia. Las prime- ras 24 horas se administran de modo intravenoso. Pasadas éstas, si el paciente está hemodinámica- mente estable, pueden administrarse por cual- quier tipo de vía.

Ansiedad relacionada con traslado, hospitalización, suceso ocurrido y procedimientos invasivos

Prioridad: el paciente deberá experimentar un au- mento en su nivel de bienestar fisiológico y psicoló- gico.

Intervenciones

• Valorar el nivel de ansiedad.

• Proporcionar seguridad en las acciones de enfer- mería.

• Permanecer junto al paciente.

• Enseñar al paciente técnicas de relajación, como respiración lenta y profunda.

• Proporcionarle baños de agua fría que le calmarán.

• Administrar tratamiento farmacológico si fuera necesario.

Alto riesgo de hipotermia relacionado

con exposición a ambiente frío, deshidratació, y pérdida de cobertura cutánea (en pacientes con quemaduras provocadas por el frío y pacientes con tanto por ciento de SCQ elevado)

Prioridad: el paciente deberá mantener la tempera- tura corporal dentro de los límites normales, y redu- cir los factores de riesgo de la hipotermia.

Intervenciones

• Una vez retiradas las ropas, envolver al paciente en una sábana limpia, o si es posible cubrirle con sábana isotérmica aluminizada, que mantiene hasta el 80% de la temperatura corporal.

• La sala de curas debe tener una temperatura am- biental no inferior a 24°, y el agua debe ir aumen- tando la temperatura paulatinamente.

• Elevar la temperatura ambiente a 31° por medio de lámparas de calor.

• Suprimir el dolor, ya que aumenta el gasto meta- bólico y energético.

• No empapar al paciente con suero ni aplicar hie- lo, ya que aumenta la profundidad de las lesiones y el riesgo de hipotermia.

• Medir frecuentemente la temperatura corporal.

• Remplazar vestidos y ropas húmedas por otras se- cas.

• Administrar líquidos calientes.

• Recalentar gradualmente e ir elevando la tempe- ratura de 20° a 40° (en caso de congelación).

• No frotar ni hacer presión en las áreas quemadas

(sobre todo en caso de congelación).

• No aplicar calor por radiación directa (en caso de congelación).

Alto riesgo de infección relacionado con pérdida de protección cutánea e inmunosupresión, secundario a quemaduras

Prioridad: practicar precauciones para prevenir la infección de las áreas quemadas, y enseñar al pa- ciente cómo evitar los factores asociados al riesgo de infección.

Intervenciones

• Administrar la dosis de toxoide y/o gammaglobulina según historial de inmunización antitetánica, inde- pendientemente de la gravedad de la quemadura.

• Realizar punciones venosas en áreas no quema- das, para evitar manipulaciones innecesarias de las áreas de lesión. Respetar todas y cada una de las medidas de asepsia recomendadas.

• Hacer lavados de las áreas quemadas mediante ducha de arrastre y nunca por baño de inmersión.

• Vigilar tejido de granulación de las áreas lesio- nadas en busca de signos de infección: edema- toso, pálido, seco, etc. En caso de que los gér- menes sean pseudomonas, tendremos que bus- car un aspecto verde, con material purulento en las áreas quemadas.

clip_image061

Imagen 12: Quemadura subdérmica en genitales

• Vigilar temperatura en busca de picos febriles.

• Realizar hemocultivos y analíticas de sangre en busca de signos de infección.

• Recorte de flictenas y retirada de esfacelos.

• Manipular lo menos posible la sonda vesical, si- guiendo pautas de asepsia habitual, evitando el reflujo y las desconexiones.

• Lavado de manos sistemático antes y después de atender al paciente y colocación de guantes (Ver Imagen 13).

• Uso de mascarilla por el personal de enfermería cuando la quemadura está en exposición.

• Todo el material empleado para el paciente (ins- trumental, tubuladuras del respirador, cuñas, etc.) debe ser esterilizado y/o desinfectado co- rrectamente.

• Toma de muestras para seguimiento microbioló- gico del paciente dos veces por semana (frotis nasal, rectal, faríngeo, SQ, SNQ).

• Administración de antibióticos de manera profi- láctica con el objeto de evitar la sobrecoloniza- ción de cepas resistentes del propio paciente (después de las primeras 24 horas). Se aplicará mediante tratamiento tópico y/o sistémico.

• Limpiar, desbridar y retirar de forma precoz las escaras y material necrótico de las áreas que- madas.

• Rasurado y lavado de áreas cercanas a las que- maduras con soluciones antisépticas no colo- rantes.

Deterioro de la integridad hística relacionado con traumatismo cutáneo en dermis profundae hipodermis

(en pacientes con quemaduras dérmicoprofundas y subdérmicas)

Prioridad: el paciente participará en el plan que evite la infección de las áreas de lesión y realizará de forma precoz el tratamiento quirúrgico.

Intervenciones

• Realizar desbridamiento de las áreas quemadas lo antes posible para acelerar el proceso de ci- catrización y evitar la infección.

• Aplicar en las áreas de lesión compresas em- papadas con agente antimicrobiano y desbri- dante que arrastre el tejido necrosado (Ver Imagen 14).

• Cubrir las áreas con colgajos o con injertos li- bres de piel (Ver Imagen 15).

clip_image063

Imagen 13: Lavado de manos antes y después de atender

al paciente

• Evitar complicaciones derivadas de los injertos, como pérdida o desprendimiento, aparición de bridas retráctiles, discromías, etc.

• Administrar dieta mediante nutrición parenteral o enteral, rica en hidratos de carbono, lípidos y vitaminas, para una mejor regeneración cutánea.

Deterioro de la integridad cutánea relacionado con traumatismo cutáneo en epidermis y dermis superficial

(en quemaduras epidérmicas y dérmicosuperficiales)

Prioridad: el paciente participará en el plan que promueva la cicatrización progresiva de los tejidos.

Intervenciones

• Realizar las curas de modo aséptico para evitar la infección.

• Lavar con jabón antiséptico (no colorante) y suero salino.

• Proceder al recorte de las flictenas.

• Aplicar sustancia tópica hidratante. Recomenda- dos los productos que contengan urea y ácido láctico.

clip_image065

clip_image067

Imagen 14: Realización de la cura de las quemaduras Imagen 15: Injertos de piel prendida

• No soplar y evitar corrientes de aire durante la re- alización de las curas.

• No administrar antibióticos que podrían entorpe- cer el proceso de cicatrización.

• En caso de congelación, nunca sumergir la zona quemada en agua caliente.

• Dieta nutritiva que acelere la cicatrización.

Trastorno de la imagen corporal relacionado con traumatismo cutáneo

y cirugía (en quemaduras dérmicoprofundas y subdérmicas)

Prioridad: el paciente deberá demostrar aceptación de su aspecto, identificar mecanismos de afronta- miento positivo, iniciando nuevos sistemas de apoyo.

Intervenciones

• Animar al paciente a hacer preguntas sobre su problema de salud, tratamiento, progreso y pro- nóstico.

• Proporcionar intimidad y ambiente seguro.

• Favorecer el movimiento de las áreas de lesión para evitar secuelas funcionales.

• Promover el contacto con otras personas con un problema de salud similar.

• Potenciar su autoestima.

• Evitar manifestaciones negativas sobre sí mismo e intentos de autolesión y suicidio.

• Fomentar las actividades sociales y comunitarias.

• Animarle a que se mire las áreas quemadas, pi- diéndole que participe en los cuidados lo máximo posible.

• Enseñarle modos de ocultar las cicatrices.

• Proporcionar apoyo psicológico.

• Identificar grupos de apoyo disponibles para el paciente.

Problemas interdependientes

Edemas asociados con extravasación de líquidos (del espacio intravascular al espacio intersticial)

Prioridad: evitar complicaciones derivadas del ede- ma y favorecer su reabsorción en el menor tiempo posible.

Intervenciones

• Retirar objetos de zonas próximas a las quemadu- ras que puedan comprometer la circulación periférica debido al edema, como por ejemplo anillos, pulseras, relojes, etc.

• Rehidratar de forma precoz al paciente.

• Elevar las áreas quemadas.

• Si las quemaduras son circulares y profundas, la pérdida de elasticidad de la piel quemada y el au- mento progresivo del edema pueden provocar problemas isquémicos y/o respiratorios. En este

caso, será preciso hacer “incisiones de relaja- ción” como escarotomías y fasciotomías para dar espacio a las áreas de edema y facilitar su reab- sorción al mejorar la perfusión.

• Observar posibles signos de deterioro circulato- rio, como: palidez, cianosis, parestesias, dolor profundo, retraso del relleno capilar, etc.

• Pesar al paciente a diario para comprobar que se están reabsorbiendo los edemas.

Insuficiencia renal aguda asociada con quemaduras eléctricas.

Prioridad: evitar y controlar la aparición de insufi- ciencia renal aguda.

Intervenciones

• Conseguir diuresis de 80-100 ml/h (Ver Tabla 7 ).

• Observar el color de la orina continuamente. Si es de color rojo muy oscuro, nos indica la presencia de hemocromógenos en la circulación renal, de- biendo mantener hiperdiuresis hasta conseguir que esta orina sea clara.

• Administración de diuréticos osmóticos para for- zar la diuresis.

• Realizar pruebas de orina, sedimento y de fun- ción renal.

• Vigilar diuresis insuficiente (inferior a 30 ml/h) e hipertensión.

Íleo paralítico asociado con hipoxia

e hipovolemia, que reduce el peristaltismo

(en pacientes con SCQ superior al 15%)

Prioridad: evitar y controlar la aparición de íleo pa- ralítico.

Intervenciones

• Observar signos de distensión abdominal, malestar abdominal, disminución o ausencia de ruidos intesti- nales, los cuales nos pueden indicar complicaciones.

• Mantener dieta absoluta.

• Colocar sonda nasogástrica en aspiración (es prio- ritaria su colocación si hay quemaduras en boca).

Secuelas postquemaduras asociadas con traumatismo cutáneo profundo (en quemaduras dérmicoprofundas y subdérmicas)

Prioridad: evitar o disminuir al máximo la aparición de secuelas en las áreas quemadas.

Intervenciones

• Buena higiene y limpieza de las áreas quema- das.

• Evitar el sol y el aire en áreas quemadas cicatriza- das por el riesgo de discromías. Se recomienda el uso de filtros solares con elevado índice de pro- tección (superior a 25).

• Aplicar de forma precoz el tratamiento quirúrgi- co.

• Inmovilizar las áreas de injerto durante 3 ó 4 días para evitar su desprendimiento.

• Rehabilitación y movimiento de las áreas quema- das (si no existe contraindicación), tan pronto co- mo sea posible, evitando rigideces articulares por posturas antiálgicas.

• Utilización de presoterapia (trajes compresivos) para evitar secuelas hipertróficas. Deben comen- zar a utilizarse al finalizar el periodo de cicatriza- ción.

• El uso de férulas ortopédicas en zonas articulares, tanto estáticas como dinámicas, refuerza el efecto beneficioso de la presoterapia.

• Posteriormente se realizará cirugía reparadora de las cicatrices, con injertos de piel, plastias, expan- sores tisulares (en alopecias), colgajos microqui- rúrgicos y reconstrucción.

• Vigilar posibles secuelas psicológicas con recuer- dos reiterados, sueños y pesadillas repetitivas, in- quietud, irritabilidad, etc., que deben ser vigila- dos desde el momento en que se producen las quemaduras.

ALTA DE ENFERMERÍA

Criterios de alta de enfermería

En el momento del alta, la documentación demos- trará:

• Ausencia de infección.

• El paciente respirará con normalidad, sin signos de dificultad respiratoria.

• Dolor controlado mediante fármacos analgésicos.

• Buena temperatura corporal.

• Quemaduras en proceso de cicatrización.

• Absorción de edemas.

• Aceptación por parte del paciente de su aspecto físico.

• Adaptación del paciente a mecanismos de afron- tamiento alternativo.

Guía de mantenimiento de la salud

Documentar que el paciente y su familia han com- prendido:

• Los factores desencadenantes de las quemaduras y medidas para evitarlas.

• La importancia de seguir una dieta nutritiva para mejorar la cicatrización.

• Factores de riesgo de infección que debe evitar.

• Tratamiento de las áreas quemadas ya curadas.

• No airear ni exponer al sol las áreas quemadas.

• La importancia de seguir tratamiento de presote- rapia para evitar las secuelas.

• Tratamiento de ejercicios de rehabilitación pres- critos y las consecuencias del incumplimiento.

• Los recursos de la comunidad disponibles para la asistencia en el domicilio.

Resumen

Denominamos quemadura a la pérdida cutánea provocada por agresión térmica (calor o frío), Rx, elec- tricidad, sustancias químicas y por fricción o rozamiento.

En toda quemadura se produce pérdida cutánea de mayor o menor magnitud.

Las quemaduras localizadas en áreas especiales (Ver Tabla 4 ) son importantes y graves por su reper- cusión funcional y estética.

Todo paciente en el que se sospeche inhalación de humos será trasladado a una Unidad de Quemados para su tratamiento.

Durante la manipulación del paciente quemado, debemos utilizar todas las medidas de asepsia como regla de oro. Es importante concienciar al personal de enfermería y al paciente de la importancia de llevarlas a cabo.

Las quemaduras son accidentes que pueden ser evitados.

Bibliografía

Armijo, M.; Camacho, F. Dermatología. Tomo 1. (2ª ed.). Madrid: Grupo Aula Médica S.A., 1991. Beare, P. Principios y práctica de la Enfermería Médico-Quirúrgica. Madrid: Mosby-Doyma, 1995. Brunner, L.S. Enfermería Médico-Quirúrgica. Vol. 2. México: Interamericana McGraw-Hill, 1989. Carpenito, L.J. Diagnóstico de Enfermería. (5ª ed.). Madrid: Interamericana McGraw-Hill, 1995.

Carpenito, L.J. Planes de cuidados y Documentación en Enfermería. Madrid: Interamericana McGraw-Hill, 1994. Dulanto, F. De. Dermatología Médico-Quirúrgica. Tomo 1. (1ª ed.). Granada: Anel S.A., 1981.

García Torres, V. Quemaduras. Tratamiento de urgencia. Madrid: Editorial Duphar, 1989.

Gordon, M. Diagnóstico enfermero. Proceso y Aplicación. (3º ed.). Madrid: Mosby-Doyma Libros, 1996.

Martínez Sauquillo, A. Actualización I y II cursos sobre urgencias en cirugía plástica y quemaduras. Madrid: Editorial Duphar, 1989. McCloskey, J.C.; Bulechek, G.M. Clasificación de Intervenciones de Enfermería (CIE). (2ª ed.). Madrid: Síntesis, 1996.

Santos, F.X. et al. ¿Quemaduras? 100 preguntas más frecuentes. Madrid: EDIMSA, 2000.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mira Nuestros videos